Cuenca tiene uno de los años menos violentos de la última década

Cuenca no es una ciudad violenta y tampoco se ha vuelto más conflictiva en los últimos meses. En el primer semestre del año 2019 la tasa de homicidios cometidos en el cantón Cuenca fue una de las más bajas de los últimos años.

Entre enero y junio de este año se cometieron 11 homicidios en este cantón, según nuestra base de datos.

La cifra es una de las menores desde el 2012, que es desde cuando tenemos los datos ingresados por cada mes. Solamente en los primeros semestres de los años 2015 (nueve homicidios) y 2018 (ocho) hubo menos casos, mientras que en el 2016 hubo una cifra igual a la actual.



Los pronunciamientos recurrentes de varios políticos sobre la inseguridad en Cuenca, la organización de una asamblea y una marcha para tratar el tema en la ciudad, las informaciones que crean un ambiente de inseguridad y las que tratan de hallar culpables en los inmigrantes o en la presencia del Centro de Rehabilitación Social (CRS) Turi pasan por alto que en Cuenca hay una tendencia a la baja en los homicidios.

El número de homicidios intencionales por cada 100.000 habitantes por año es la forma de comparación internacional de la inseguridad en el mundo, por la dificultad de obtener datos fiables de otros delitos.

Ni CRS Turi ni inmigrantes aumentan la violencia

Una de las razones que se sugieren como causa de la supuesta inseguridad en Cuenca es la presencia del CRS Turi. Pero los datos muestran lo contrario.

El CRS Turi funciona desde noviembre del 2014. Y el año posterior a su inauguración, el 2015, fue el menos violento de la última década, con una tasa de 2,76 homicidios por cada 100.000 habitantes.

La violencia en Cuenca antes del funcionamiento del CRS Turi era mayor que la que se registra desde su funcionamiento. Si analizamos la última década, en la época anterior al CRS Turi la tasa de homicidios promedio fue de 5,17 por cada 100.000 habitantes. Luego de eso, el índice cayó al 3,63 en promedio.



El CRS Turi ni siquiera está ocupado por completo. Tiene, en promedio, 2.492 internos, cuando su capacidad es para 2.740 personas. Y el grupo más numeroso de internos es el de los azuayos.

La situación de las cárceles no es la mejor y desde que abrió en el 2014 ha ocurrido un homicidio por año en el CRS Turi. Esto representa alrededor de 40 homicidios por 100.000 personas, lo que está muy por encima de la tasa mundial de 8,5 reclusos víctimas de homicidio intencional en prisión, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés). Este, además, es un hecho focalizado, que no implica una incidencia en la ciudad.

La presencia de inmigrantes, como también se ha argumentado, tampoco ha traído más violencia. Y se basa en la misma razón que la del CRS Turi, pues el número de venezolanos en Ecuador empezó a incrementarse forma inusitada a partir del año 2016.

Además, según los datos de las autoridades, el índice delictivo de los extranjeros está más o menos en relación con el número de personas que viven en el país. El mayor número de delincuentes son ecuatorianos y los venezolanos detenidos en nuestro país representan un porcentaje bajo.

Una ciudad segura

En el contexto nacional, continental y mundial, Cuenca no es una ciudad violenta. El promedio de homicidios entre 2009 y 2018 fue de 4,55 por cada 100.000 habitantes. Pero en el año 2018 llegó a 3,09, una cifra similar a la de Europa, que fue de 3 en el 2017.

En el mundo, la tasa de homicidios es de 6,1 por cada 100.000 habitantes, según la UNODC con datos del 2017. En América es de 17,2 y en América del Sur 24,2.

En cualquier caso, Ecuador no está entre los países del mundo con altas tasas de homicidios (por encima de 10 por cada 100.000 habitantes). El país salió de ese grupo en el año 2014. Su cima fue en el 2008, cuando la tasa de homicidios llegó a 18, y desde esa fecha empezó a bajar.



Cuenca incluso es considerada una de las 25 ciudades menos violentas de América Latina, según el Instituto Igarapé, que hace estudios sobre la violencia en América Latina.

La cifra de Cuenca también es menor al promedio nacional (5,8 en el 2017) y al de la mayoría de países americanos. El Ecuador, entre tanto, es uno de los países más tranquilos de América (del Norte, Central y del Sur más los países más grandes del Caribe), superado solamente por Canadá (1,8), Chile (4,3), Cuba (5), Argentina (5,1) y Surinam (5,5).

Esto no siempre fue así para Cuenca. Hace 20 años, en 1999, la tasa de homicidios fue de 9,2. Para superar esa cifra o pasar del umbral de 10 homicidios por 100.000 habitantes, debería haber más de 60 casos en este año, lo que está muy lejos todavía.

Un año más tranquilo de lo común

Si hacemos una proyección para el resto del año, según los datos de la última década, vemos que la cifra probable de homicidios para el 2019 en Cuenca estará no solamente entre las más bajas de los últimos 10 años, sino que es posible que esté por debajo del promedio de ese período.

Hay varias formas de calcular cuántos homicidios en total pueden ocurrir en este año. Para esto hemos hecho diferentes cálculos de los promedios de homicidios, de las tendencias y de probabilidades, todas calculadas de forma anual, semestral y mensual, basadas en nuestra base de datos, que compara datos del INEC, Ministerio del Interior, Policía, Fiscalía, UNODC e Instituto Igarapé.

La proyección, basada en una similar que hace el Instituto Igarapé con el cálculo del promedio de cambio entre los años previos, muestra una tendencia a la disminución de homicidios en Cuenca.



Otros delitos

¿Que otros delitos han aumentado? Pues sí, es lo que dicen los datos oficiales, pero solamente en dos de los siete más importantes a los que la Policía hace un seguimiento detallado. Pero en otros casos ha bajado.

¿Y en estos delitos que han aumentado tiene algo que ver el CRS Turi? De eso no hay ninguna prueba que lo demuestre, además de que los delitos tienen múltiples causas, por lo tanto su solución es más compleja que pedir cambios en el CRS.

¿Por qué se habla tanto en las últimas semanas de la inseguridad en Cuenca? El asesinato de una sola persona debería preocuparnos, pero tampoco estamos en una ciudad sitiada por la delincuencia. Tal vez los cuencanos vivimos solamente una percepción de inseguridad. O, quizá, hay una politización del tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *